Requisitos para ser chef en 2021

La restauración ha cambiado mucho los últimos años, la figura del chef ha ganado interés y la sociedad está más pendiente de los cocineros que nunca. Cada vez es más habitual que un cocinero que acaba de empezar o ya esté en el mercado laboral, tenga dudas sobre qué se espera de él o ella en el negocio de la restauración.

Para intentar responder a algunas de las principales dudas hemos conversado con Roberto Holz, chef ejecutivo del Hotel Sofía y Director del Diploma Chef Ejecutivo del Culinary Institute of Barcelona. Ha trabajado en las cadenas de hoteles Four Seasons y Ritz-Carlton en ciudades como Berlín, Chicago, Nueva York y Miami. Para Roberto, el chef del siglo XXI debe tener claro sus objetivos, escuchar más las necesidades del cliente, conocer las nuevas tendencias en cocina y saber trabajar en equipo. Roberto nos ha hablado de su experiencia en la contratación y gestión de equipos y de cómo esta experiencia le ha permitido tener claro en qué, cómo y porqué debe formarse un cocinero o cocinera para estar preparado en el mercado profesional.

Índice

  1. ¿Qué se necesita para ser chef?
  2. ¿Qué se estudia para ser chef?
  3. ¿Como llegar a ser chef?
  4. ¿Cómo usar la creatividad en una cocina profesional?
  5. Innovación y digitalización para ser chef

Roberto considera que es muy importante la actitud y la motivación de un cocinero. Se espera que un cocinero tenga una trayectoria que siga un plan, que tenga un objetivo, y Roberto acostumbra a preguntar a los cocineros que entrevista cómo se ven dentro de dos o tres años. Cree que es importante tener un equipo motivado y con ganas de prosperar y siempre trata de dar a sus empleados oportunidades de cambiar de partida a menudo para que puedan conocer otras maneras de trabajar y se enriquezcan de ellas o puedan ser promocionados si tienen una actitud proactiva y colaborativa con sus compañeros.

Roberto Holz, director del Programa Chef Ejecutivo del CIB impartiendo clase en una aula dinámica siguiendo la metodología CIB

¿Qué se necesita para ser chef?

Todo cocinero debe conocer profundamente el producto y materia prima, adquirir las habilidades para saber hacer uso adecuado de las técnicas según los distintos contextos y objetivos planteados. En el CIB, creemos que además de estos conocimientos, todo aquel que aspire a ser chef debe poseer también un conjunto de habilidades laterales como la creatividad y el uso de esta, la capacidad de trabajar en equipo y liderar, o la capacidad de expresarse libremente y de manera efectiva sea en público o medio digital. Para ello es tan importante tanto la formación como la capacidad de adaptarse al lugar de trabajo y ser capaz de aportar valor en todo lo que se haga. 

Para ser chef se necesita:

  • Conocimientos profundo del producto y la materia prima.
  • Dominar el uso de las técnicas para aplicarlas según el contexto.
  • Entrenar las habilidades para la comunicación y el manejo de equipos, de uno mismo o del negocio.
  • Desarrollar las actitudes para el liderazgo y trabajo en equipo, actitudes sociales y profesionales.
  • Conocer las posibilidades que nos rodean para aplicar la creatividad como herramienta para crear ventajas competitivas.
  • Hacer uso de la creatividad para encontrar soluciones
  • Innovar para hacer cosas que nadie ha hecho antes.
  • Tener la mirada al futuro para protagonizar los cambios del sector. 

¿Qué se estudia para ser chef?

La restauración cada vez está más abierta al mundo y en la actualidad, el chef debe conocer bien al cliente internacional, sus costumbres y contexto. La adaptación al cliente cada vez es más importante y para que un restaurante sea inclusivo debe tener también en cuenta otras preferencias del consumidor como podría ser la cocina vegetariana o tener nociones de cocina Halal entre otras restricciones o culturas gastronómicas. En el CIB hacemos un esfuerzo especial para traer especialistas en cocinas nacionales y tendencias gastronómicas para que los cocineros que formamos tengan una visión amplia de la cocina más allá se perspectiva individual. Entendemos que la gastronomía es global y que la pizza ya no es solo italiana, ni el sushi japonés, conocer la cocina en sus diferentes contextos permite enriquecer las posibilidades de aplicación de cada producto o técnica.

Son muchas las técnicas que se han incorporado a la cocina en los últimos años y, más allá de sus usos creativos, Roberto subraya la utilidad de técnicas como la cocina a baja temperatura o la cocina al vacío para agilizar procesos, conservar mejor los alimentos y finalmente para mejorar la experiencia del cliente. En paralelo a la necesidad de conocer y saber dar uso a la cocina internacional también es necesario conocer el producto local para reivindicar una gestión más eficiente y responsable de los recursos de los que se dispone. La sostenibilidad es cada vez más importante, también en cuestiones como el waste management y en el futuro estas necesidades tendrán que ser tenidas en cuenta también por los proveedores y colaboradores en toda la cadena de procesos. En el CIB dedicamos muchas sesiones no solo a conocer las técnicas y los productos sino también a entender cómo deben usarse de manera creativa y responsable.

Qué deberían incluir los estudios para ser chef:

  • Tendencias gastronómicas.
  • Cocinas del mundo y territorios.
  • Productos locales y exóticos.
  • Técnicas aplicadas, tradicionales y nuevas.
  • Uso creativo y sostenible de la gastronomía.
  • Gestión económica de la cocina.
  • Toma de decisiones.
  • Habilidades laterales para el trabajo en equipo y el liderazgo.

<< Descubre las materias que se estudian en el Diploma Chef de Alta Cocina del CIB >>

Cómo llegar a ser chef

No todos aquellos que han estudiado cocina llegan a convertirse en chef, para ello es necesario crecer profesionalmente a partir de la experiencia laboral. La actitud y la capacidad de liderazgo son vitales para ganarse la confianza de uno mismo y de los demás para abrirse paso a posiciones de mayor responsabilidad.

El objetivo principal de un chef es evitar tener una alta rotación en su equipo, ya que esta tiene un coste elevado para la empresa en la formación de las nuevas incorporaciones y es vital para el restaurante tener un equipo con experiencia, que conozca bien su puesto de trabajo y permanezca en él. El perfil de cocinero idóneo es el de alguien con ganas de asumir mayores responsabilidades y capacidad de cambiar de partida si es necesario.

Cada vez es más difícil encontrar cocineros cualificados e invertir en ellos, dedicarles atención y formación es crucial para desarrollar cocineros o cocineras versátiles, que puedan asumir responsabilidades de otras partidas si en algún momento es necesario y puedan ser transferidos a otra posición en la que sigan contagiando a sus compañeros de la filosofía y los valores del negocio.

Las claves más importantes para tener éxito en la carrera de chef:

  1. Tener las habilidades y actitud del liderazgo
    En el 87% de los casos de despido no tienen relación con los conocimientos, sino en las habilidades y actitudes. Los profesionales que asumen responsabilidades, crean valor en su puesto de trabajo, son autónomo y a la vez trabajan en equipo y con una actitud proactiva, son los profesionales que generan confianza y escalan posiciones en en un entorno profesional.
  2. Tener iniciativa para implicarse en los cambios del restaurante
    Un chef debe tener un plan de desarrollo de su equipo a tres años vista. Tiene que saber que quiere hacer con él, a dónde quiere llegar y cómo va a hacerlo. Depende del tipo de negocio sus necesidades serán unas u otras. Los cocineros que formen parte de su equipo deben formar parte de esta evolución, implicarse en la resolución de problemas y la ejecución de cambios. Así que, para asumir un rol de mayor responsabilidad en una cocina profesional, la capacidad de liderazgo, organizar, mirar al futuro e integrar los valores y recursos humanos son elementos clave que deben florecer para una evolución profesional.
  3. Tener la capacidad de adaptarse a cualquier situación y contexto
    En los servicios de restauración en hoteles, donde las necesidades de organización deben encargarse de diferentes servicios muy diversos entre si, como banquetes, desayunos, menú gastronómico o servicio de bar, el servicio funciona las 24 horas y para que funcione bien debe tener un equipo de cocineros cohesionado en el que cada uno sepan cuál es su papel, estén coordinados y sepan reaccionar a cualquier imprevisto que pueda poner en peligro la experiencia del cliente. El chef ejecutivo no va a poder estar siempre allí para controlar, coordinar o tomar decisiones, tiene que poder delegar y construir un equipo que pueda ser autónomo. 
  4. Tener una buena actitud es clave para permanecer en un restaurante
    En momentos complicados, donde hay que tomar decisiones como reducir plantilla, promocionar o delegar, el o la responsable de tomar esta decisiones lo primero que le viene a la cabeza no es qué nivel de conocimiento se tiene, ni si el candidato es el mejor o peor en habilidades técnicas, lo que piensa es ¿Quién puede garantizar el correcto cumplimiento del servicio? ¿a quién puedo confiar la responsabilidad? ¿Quién liderará correctamente el equipo? todas estas preguntas hacen referencia a la actitudes y habilidades laterales.

"La cocina es muy dinámica. Estar motivado, estar pendiente del cliente y del compañero y tener un objetivo común con la empresa es vital. " - Roberto Holz

Vemos que muchas de las claves para que un cocinero sea contratado no dependen solamente de su conocimiento y manejo de técnicas culinarias. Como decíamos anteriormente, el 87% de los despidos no tienen que ver con el conocimiento y la práctica de la cocina. Es por eso por lo que en el CIB apostamos por la formación en actitudes comunicativas, habilidades laterales y liderazgo como el trabajo en equipo de manera complementaria a la formación culinaria con el objetivo de preparar al alumno para su sus prácticas en restaurantes y para su futuro profesional.

Un alumno del Culinary Institute of Barcelona en sus prácticas "stage" en el restaurante Els Tinars (Girona)
Un alumno del Culinary Institute of Barcelona en sus prácticas de restaurante "stage" en el restaurante Els Tinars (Girona)

¿Cómo usar la creatividad en una cocina profesional?

Roberto destaca que la creatividad debe utilizarse de manera responsable y tiene que adecuarse siempre al contexto y a las necesidades del restaurante en el que se está trabajando. Al aplicar la creatividad e innovación culinaria hay que tener en cuenta elementos de gran importancia que impactan en el coste, en el tiempo o la calidad de una elaboración. Una propuesta culinaria creativa que implique interacción con diferentes miembros del equipo o partidas, puede afectar negativamente al cliente y al negocio.

No podrá ser igual de creativo un restaurante pequeño con pocas mesas que un restaurante que tenga un tráfico diario mayor, necesitará ser más ágil. La buena creatividad es aquella capaz de convertir platos con productos sencillos en una experiencia sorprendente y única, sin la necesidad de invertir excesivo tiempo en su elaboración. Todo depende de la estructura, el proceso, el tiempo, los recursos y la estrategia de cada restaurante.

De esta manera, no es necesario productos excesivamente caros para que la experiencia del cliente sea satisfactoria y paradójicamente su uso recurrente es problemático. Roberto habla de la importancia de hacer los deberes en el control del coste del producto utilizado a partir de la elaboración de escandallos.

"Casi el 50% de los restaurantes cierran antes de 5 años de su apertura." - Roberto Holz

Tener integrado los siguientes aspectos y el uso creativo de ellos son a día de hoy requisitos para ser chef:

  • Controlar los costes de cada plato; de cada elaboración y producto invertido en él.
  • Saber rentabilizar cada plato; precio de venta - coste.
  • Optimizar la gestión de mermas (zero waste); que partes del producto desperdiciamos (especialmente en productos que compramos en gran cantidad como rodaballos o solomillos).
  • Reducir el impacto medioambiental con productos de temporada y proximidad; esto es clave para adquirir productos de calidad a buen precio.

Cada vez es más importante elaborar un concepto del restaurante que defina su estilo y el tipo de cliente al que va dirigido. A partir de ese concepto se elabora una propuesta gastronómica que tenga sentido, que sea rentable y sea del agrado del cliente que va a acabar visitando el establecimiento. No hay que tener miedo a preguntar al cliente habitual y saber su grado de satisfacción para saber si se está trabajando en la dirección correcta en todo momento. La misma propuesta gastronómica no vale para todo tipo de clientes y a menudo, llevar un concepto que ha funcionado en un lugar y con un público determinado a otro contexto no tiene el éxito esperado. Cada cliente tiene un horizonte de expectativas determinado y el chef deberá ser transparente y comunicativo con las innovaciones que proponga.

Tres alumnos el Culinary Institute of Barcelona en una clase usando nitrogeno
Tres alumnos el Culinary Institute of Barcelona en una clase usando nitrógeno

Innovación y digitalización para ser chef

El uso de herramientas digitales y de social media están cada vez más interiorizadas y son muy útiles porque es posible conocer y comunicarse de manera mucho más fácil pero también es problemática porque al final todas las propuestas gastronómicas terminan por parecerse y por eso es necesario invertir en I+D. Plataformas digitales como Tastewise tratan predicen a partir de modelos predictivos basados en inteligencia artificial, tendencias gastronómicas, dinámicas del mercado, concreción de precios por región, target o categoría de restaurante. Estas tecnologías están creciendo radicalmente para cambiar el sector de la restauración y hacer de aquello manual o a veces intuitivo para el chef o restaurador, algo competitivo, automático, escalable y efectivo para adaptarse y crear valor en un mercado cada vez más preparado y creativo.

La figura del Chef en I+D, que ya existía hace muchos años en Estados Unidos y Asia, se ha vuelto cada vez más imprescindible en más negocios de restauración europeos. Roberto considera muy importante tener una figura así en un hotel o en un restaurante gastronómico. Es una persona que idealmente no está implicada en la operativa del día a día del restaurante, ya que es el encargado de desarrollar elaboraciones que encajen con el concepto del restaurante y debe conocer muchas técnicas, tendencias y productos, debe estudiar la competencia y hacer propuestas para mejorar la oferta. 

"Cada vez va a ser más importante donde compras, a quien compras y que hace tu proveedor por la sostenibilidad. " - Roberto Holz

Precisamente por su larga experiencia laboral en Estados Unidos, Roberto ha podido identificar que muchas de las tendencias de conceptos en restauración que aparecen primero allí terminan por llegar al cabo de unos años aquí y cree que los sistemas de delivery y takeaway  o negocios como las dark kitchens que han crecido de forma exponencial con la pandemia han llegado para quedarse. A su vez, las preferencias del consumidor cambian y como que se tiende a cocinar menos en casa para consumir más delivery, el delivery deberá adaptarse también a nuevos formatos de cocina que hasta ahora no ha trabajado tanto como por ejemplo la cocina saludable. Todo ello revoluciona la aparición de nuevas propuestas, la forma de consumir, interpretar la calidad y la propuesta de valor.

En un momento trepidante como el actual, el cocinero debe conocerse, saber cuáles son sus puntos fuertes y cuales tiene que mejorar, ya sea en técnicas, habilidades sociales o de gestión y debe saber que necesidades tiene el negocio gastronómico en el que trabaja o en el que aspira trabajar y formarse en aquello en lo que necesite mejorar.

Suscríbete a #CookingTomorrow

¿Quieres saber más acerca del Diploma Chef de Alta Cocina?

Descubrir el programa